martes, 29 de noviembre de 2011

12 euros

Las gentes solidarias tenemos un gran defecto y una gran virtud. El defecto es que [todavía] somos cuatro gatos, si se nos compara, por ejemplo, con los aficionados al fútbol o los adictos al consumismo, que tienen una asombrosa capacidad para movilizarse en masa cada dos por tres (aunque, total, para nada...). La virtud es que, como trabajamos en equipo, logramos grandes cosas. Veamos un caso concreto. Los días 30 de noviembre y 1 de diciembre el Banco de los Alimentos de Cataluña realizó una colecta de alimentos con la intención de superar la cantidad de comida de la campaña de 2011 (1.050.000 kg). Pues bien, no se puede decir que hayamos batido la marca, no, no, de hecho la hemos pul-ve-ri-za-do, la hemos hecho fosfatina (2.400.000 kg). Con lo almacenado hay para abastecer los comedores sociales y dar lotes semanales a quienes los solicitan durante tres meses. Ya ves, cuando nos ponemos somos buenos. Como andamos buscando nuevos fichajes para el equipo solidario, te recordamos que hay bancos de alimentos por toda España y hambre, en todo el planeta. De hecho, la mal-nutrición de nuestro entorno es una minucia si la comparamos con la DES-nutrición de otras partes del mundo. Cinco millones de niños están en riesgo de perecer en este preciso instante, cuando un tratamiento completo con el alimento terapéutico Plumpy’Nut cuesta sólo 12 euros. Sí, sí, solamente 12 euros. 12 euros de mierda.