martes, 28 de septiembre de 2010

Un frente de solidaridad planetaria


Entrevista a Jean Ziegler (Suiza, 1934), sociólogo y analista político, en el diario 20 minutos. Ziegler acaba de publicar ‘El odio a Occidente’ (Península).

Haber nacido en Suiza –un país cuya “única materia prima es el dinero de los demás”– y una larga relación con la ONU no implica directamente la defensa del capitalismo financiero que esos dos datos harían sospechar. Ziegler es un anciano antiprototípico capaz de articular un libro sobre esta premisa: “Pocas veces los occidentales han dado tales muestras de ceguera, indiferencia y cinismo como ahora. Su ignorancia de las realidades es impresionante. Y así es como se alimenta el odio”.

Es una acusación bastante dura, ¿no le parece?
Vivimos en un orden caníbal del mundo: cada cinco segundos muere un niño de menos de 6 años; 37.000 personas fallecen de hambre cada día y más de mil millones (casi una sexta parte de la humanidad) sufre malnutrición permanente. Y mientras tanto, las 500 mayores multinacionales controlaron el año pasado el 53% del PIB mundial. Esta oligarquía del capital financiero organizado tiene un poder como jamás lo tuvo un papa, un rey o un emperador. Creo que la ceguera y la arrogancia de los occidentales es total.

La pasada semana hubo una reunión de la ONU, que es su casa, para tratar el asunto.
Sí. Y [el secretario general] Ban Ki Moon dijo que el hambre podría ser erradicada con 40.000 millones de dólares. Es una locura, porque el problema no es que haya poco dinero para los subsidios de cooperación (aunque siempre se puede hacer más), son las estructuras del orden criminal del mundo las que fabrican cada día la masacre cotidiana del hambre. La solución no es dar más, sino robar menos.

¿Cuáles son esas «estructuras del orden criminal»?
Este orden se basa en tres pilares. El primero es el dumping [exportar productos a un precio más bajo que en el propio país] agrícola: la UE exporta productos agrícolas a África a precios muy bajos, lo que destruye la agricultura africana. El segundo son los agrocarburantes: se queman millones de toneladas de trigo y maíz para proteger el planeta, para reducir las emisiones; es una razón comprensible, pero quemar alimentos en un planeta donde cada cinco segundos un niño muere de hambre es un crimen contra la humanidad...

¿Y el tercer pilar?
Es la especulación bursátil de los grandes hedge funds sobre el arroz, el trigo, el maíz, etcétera. La especulación sobre los alimentos de base. Después de la crisis financiera de 2008, los grandes hedge funds migraron desde los mercados financieros a los mercados de materias primas. Se dedicaron, legalmente, a especular e hicieron explotar los precios de los alimentos básicos.

La UE es responsable de algunas de estas políticas...
La hipocresía de los comisarios, inclusive españoles, es impresionante. Porque cuando los refugiados del hambre intentan venir a Canarias o a Lampedusa son rechazados por métodos militares.

Pero, ¿no existe un problema de sobrepoblación?
La FAO, que cada año da en su informe anual unas cifras respetadas por todos, dice que la agricultura actual podría alimentar a 12.000 millones de personas. Es, prácticamente, el doble de la humanidad. Y el Banco Mundial dice que al menos 260 millones de personas más fueron empujadas en 2009 al abismo del hambre por causa de la especulación.

¿Y la culpa de todo ello es de Occidente?
Occidente es ciego, arrogante, no comprende la memoria herida de la esclavitud, de las masacres coloniales; no entiende que hoy en día todo eso se transforme en conciencia política, en reivindicación de perdón y de reparación.

Pero hablar de odio en el título es bastante agresivo.
Este libro es un libro de esperanza. Ésta es la 14.ª edición en el extranjero y funciona muy bien. Siempre los editores dicen que el título no es muy bueno, porque la palabra odio impresiona mucho. Pero hay dos tipos de odio: el patológico, que es el del terrorismo, el de Al-Qaeda, que no tiene justificación y tiene que ser combatido con todas las medidas democráticas; pero existe otro: el odio razonado, que es el que se ve en Bolivia, en Caracas, en otras partes. Es la transformación, postergada, de esa memoria herida de la esclavitud en una fuerza política. En Bolivia, por primera vez en el subcontinente, es un campesino, un cocalero, un aymara –no un intelectual de izquierdas– quien gobierna.

¿Cómo se produce esta transformación?
Estos países están viviendo un renacer identitario y la fuerza política y social generada es capaz de hacer frente a las multinacionales (con las expropiaciones del petróleo, el gas, las minas...).

¿Y cuál es el papel de Europa?
Las multinacionales son el poder principal en España, Francia y en todas partes. Los Estados de Europa son verdaderas democracias, donde los derechos humanos son respetados. Pero, fuera de Europa practican el fascismo externo, la ley de las multinacionales, que maximizan los beneficios con la explotación máxima de los recursos ajenos. Pero aquí, en el cerebro del monstruo, el pueblo existe con todos sus derechos: una sociedad civil con conciencia puede forzar la prohibición de quemar alimentos para fabricar biocarburantes, puede reformar la Bolsa, prohibir la especulación con materias primas...

¿Y el de la ONU?
Naciones Unidas ha terminado. En su momento fue muy importante, pero ya no funciona. Los países del Sur quieren relaciones internacionales, organismos, de justicia e igualdad, que no existen. Si es posible construir un frente de solidaridad planetaria entre la nueva sociedad civil aquí y los nuevos movimientos del Sur, se podría quebrar el orden caníbal del mundo. El libro se publica con esta esperanza.

lunes, 31 de mayo de 2010

Un mar hecho de gotas


Trip-drop es una página de Internet que pretende servir de puente entre los turistas que visitan destinos desfavorecidos económica y socialmente y los pobladores del lugar. Según ha explicado uno de sus creadores, Daniel Losada, la idea es que la ayuda “sea la adecuada y llegue de forma íntegra a quien la necesita, sin aduanas, impuestos, ni intermediarios”. “Queremos fomentar la interacción entre viajeros y locales. Que la presencia del visitante transgreda el interés económico con un simple gesto. Cada sonrisa es una lección. Nosotros la provocamos allá donde podemos”, remarca.

En la Web se publica información sobre las necesidades que puedan tener personas en distintos países para que el visitante pueda colaborar en forma concreta. Losada ha precisado a Noticias Positivas que buscan colegios, orfanatos o comedores para entregar desde material escolar, instrumentos musicales y ropa de bebés y niños hasta móviles viejos que alguien tenga guardado en el cajón del armario.

A modo de ejemplo, recuerda el primer correo electrónico que llegó a Trip-drop desde Merzouga, al sureste de Marruecos: “era de un profesor del Colegio Hassi Labiad, en el que pedía cuadernos para los mayores, bolígrafos simples de color azul, verde, rojo y negro, juegos, si es posible, para el nivel uno de edad de 6 a 7 años y zapatos de niños”.

Además de Marruecos, algunos de los destinos más comunes son Senegal, Birmania, Camboya, Cuba e India y serán los sitios en los que la entidad enfocará sus esfuerzos. “Se trata de que el viajero no tenga que ir expresamente a una aldea determinada fuera de cualquier ruta de interés. Queremos ponerlo fácil y que les permita seguir su ruta sin desviarse demasiado”, aclara.

Y agrega: “es un trabajo de todos y para todos. Siempre se ha venido ayudando de un modo u otro pero si canalizamos el goteo de ayuda a través de información directa y la ponemos a disposición de todos, el viajero se hará un favor que sin duda no olvidará”.

La idea surgió el otoño pasado cuando Losada, Pablo del Palacio y Pablo Di Giacomo buscaron la forma de “entrelazar gota a gota” de forma solidaria los hemisferios Norte y Sur, a través de los viajes de turismo.

“Todos tenemos un conocido, familiar o amigo en alguno de estos países. Y por aquí hemos empezado. Ellos nos ponen en contacto y nos envían las necesidades de la persona y dirección del lugar y Trip-drop lo publica con todos los detalles posibles, desde cómo llegar y por quien preguntar hasta fotos del lugar. También invitamos a los propios viajeros a tomar nota a su paso y mandarnos información sobre las necesidades para contrastarlas y publicarlas”, explica.

Losada afirma que el proyecto le está “gustando a todo el mundo por lo sencillo que es” y ha adelantado que para finales de junio lanzarán una nueva Web con más información en castellano e inglés.

(Adriana Pérez Pesce, Noticias Positivas, 27/5/10: clic.)

(Más ideas para viajar ayudando: Workaway.)

jueves, 25 de marzo de 2010

Piratas, ¿ellos?

Gustavo Duch, fundador y ex director de Veterinarios sin Fronteras. Tengo 45 años. Nací y vivo en Barcelona. Soy veterinario, fundador de Veterinarios sin Fronteras. Estoy casado y tengo dos hijos, Xavi (15) e Irene (14). ¿Política? La de los pequeños campesinos. ¿Dios? Me siento cómodo con los religiosos de la teología de la liberación

¿Qué es la perca del Nilo?
Este pescado rosado, ¿ve? Está en nuestros mercados.

¿Viene del Nilo, de veras?
Del lago Victoria. Es un pez carnívoro que introdujo la FAO para facilitar la subsistencia a los pueblos ribereños.

¿Y ha sido así?
No: unas mafias controlan esa pesca y la exportan a Europa. Esa perca se vende aquí a cinco euros. Si compra mero al mismo precio, le han timado: ¡es perca del Nilo!

¿Con qué beneficio para los ribereños?
Mínima, debido a esas mafias. Además, la perca depreda el resto de los peces del lago... Y a Europa nos llegan dos millones de raciones diarias de esa perca, ¡y en Tanzania hay dos millones de personas hambrientas!

Conclusión.
Malbaratamos el medio ambiente del tercer mundo, nos apropiamos de sus recursos naturales y les dejamos el hambre. El sistema alimentario global imperante es muy disfuncional: ¡produce el doble de alimento del que la humanidad necesita..., pero millones de personas siguen hambrientas!

¿Cómo se explica esta paradoja?
Porque tratamos el alimento como una mera mercancía más. Y hasta lo tiramos.

Cuénteme otro caso ilustrativo.
¿Recuerda el secuestro del pesquero Alakrana en aguas africanas del océano Índico?

¡Cómo no...!
Es uno de los atuneros españoles y lo pagamos todos: cuatro millones de euros de subvención europea a la pesca los metimos ahí en vez de apoyar a pescadores artesanales.

Será porque eso resulta rentable...
No lo es a la larga. En un solo viaje, cargan ¡3.000 toneladas! de atún. Si cada lata contiene 50 gramos de atún, salen ¡60 millones de latas!: una para cada español (y sobran). Repartidas entre los 2,5 millones de somalíes que pasan hambre cada día, tendrían hasta 25 latas de atún por cabeza...

Pues que se lo pesquen ellos.
Ellos no disponen de esos atuneros gigantes..., ¡por suerte para los atunes! Ellos ya vivían decentemente de su pesca artesanal..., pero nuestros atuneros esquilman su pesca: arruinados, los somalíes pasan hambre.

¿Y por eso se convierten en piratas?
¡Por fuerza! Pero ¿piratas, ellos?: ¡nosotros rapiñamos allí, protegidos por nuestras corbetas... que también costeamos usted y yo!

Pues qué cara sale una latita de atún...
La pagamos varias veces: sume subvenciones, dispositivo del ejército (100 millones de euros), rescate de marineros..., más los euros que enviamos con las ONG para paliar el hambre que ya hemos provocado...

Saldría más barato compartir la pesca.
Sí. Los “piratas” han retirado a las grandes flotas pesqueras a alta mar, ¡y vuelve a haber pesca para los pescadores artesanales! Venden sus capturas en mercados locales por 150 euros, y con eso viven con decencia.

¿Y cómo va la pesca en Marruecos?
Faenan cien barcos españoles: por eso España sacrifica a los pobres saharauis... Pescamos sardina, caballa y pulpo para conserveras gallegas deslocalizadas en Marruecos, por su mano de obra barata y explotable.

¿Algún otro abuso pesquero?
Millones de salmones se crían en jaulas gigantes en fiordos del sur de Chile, para exportar a Europa, Japón y Estados Unidos: hay que alimentarlos con toneladas de sardina, anchoa y jurel. ¡Se necesitan cinco kilos de pesca para “producir” un kilo de salmón!

¿Con qué consecuencias?
Pesqueros de arrastre esquilman la pesca frente a Ecuador, Perú y Chile: empobrecen a los pescadores artesanales, que emigran a los extrarradios de las urbes... ¡Miseria!

Y esos salmones ¿están ricos?
Su concentración contamina las aguas. Y enferman. Les echan antibióticos..., que luego ingerimos con su carne. Así también crece nuestra resistencia a los antibióticos...

Qué panorama.
Ahora están muriendo esos salmones a causa de un extraño virus...

Ay, que así empezó el virus de la gripe porcina, ¿no?
Esos cerdos son criados industrialmente, con escasas condiciones sanitarias: están en México porque los ciudadanos estadounidenses no los quieren en sus pueblos... ¡Es que 100.000 cerdos cagando y meando juntos contaminan mucho tierras y aguas!

Pero generarán empleos en México...
Generan miseria. Bastan 14 personas para gestionarlos. Y, para alimentarlos, Estados Unidos envía maíz barato, ¡arruinando a los productores locales de maíz autóctono!

¡Que lo lleven a Haití!
¡No! A Haití estamos llevando contenedores de arroz “humanitario”... que están arruinando a campesinos locales: deberíamos comprarles a ellos su arroz y distribuirlo luego entre la población.

Estamos haciéndolo muy mal, veo...
¡Este sistema alimentario global es un desvarío energético, social y ecológico! ¿Le hablo de cómo estamos deforestando y suprimiendo biodiversidad de semillas a cambio de monocultivos de soja y agrocombustibles? Es de locos. ¿O del oligopolio de la leche?

Me falta espacio para tanto desastre.
Pues se lo resumo: en vez de este sistema alimentario industrial basado en maximizar beneficios económicos, ¿no sería más inteligente apostar por pequeños campesinos, ganaderos y pescadores artesanales, locales, ecológicos? ¡No habría hambre, habría más dignidad, habría más salud!


“Acabamos pagando varias veces cada latita de atún”
Desglobalización
Duch fundó Veterinarios sin Fronteras hace casi 25 años, “con mentalidad paternalista”: hoy, esta ONG -como el resto- tiene la mentalidad de respaldar iniciativas locales (agropecuarias en este caso) y fomentar la microeconomía. Cito a Duch para saber cómo tratamos a los animales de nuestras granjas..., pero acaba describiéndome los desvaríos de un engranaje global entre piscifactorías y granjas industrializadas -en una superficie como la de esta página criamos dos gallinas-, monocultivos y grandiosos pesqueros. Más detalles en ‘Lo que hay que tragar’ (Los Libros del Lince), una “minienciclopedia de política y alimentación” que aboga por una desglobalización que recupere la soberanía alimentaria.


(Entrevista de Víctor M. Amela publicada en La Contra de La Vanguardia el 24 de marzo de 2010. Si te ha interesado este post y tienes valor, no dejes de ver el documental La pesadilla de Darwin: clic)


lunes, 8 de marzo de 2010

Rutas gratis por Barcelona

Da gusto quedar de vez en cuando con l@s amig@s, l@s conocid@s o l@s saludad@s para dar un paseo por alguno de los barrios de Barcelona, explicar su historia, admirar sus muestras de arte urbano y conocer las anécdotas de sus vecin@s. Da más placer todavía echar mano al bolsillo, al final de cada caminata, para reunir algunas monedas entre tod@s. Por este procedimiento hemos juntado ya cientos de euros. Si alguien pregunta por ellos, están en la cuenta de Médicos Sin Fronteras, World Food Program, la FAO y el Comité español de la UNRWA (nosotros sólo conservamos ya los resguardos bancarios). De lo invertido en comercio justo, ya hemos perdido la cuenta. (Si eres voluntari@ de una ONG o estás dispuesto a hacer un donativo a cualquier proyecto solidario, puedes pedir una ruta gratis por la historia de Barcelona en este grupo de FB: clic.)

sábado, 23 de enero de 2010

Los nadies

Como ya ocurrió a raíz del huracán Mitch y del tsunami del sudeste asiático, las imágenes que llegan de Haití han provocado una riada de solidaridad por parte de la ciudadanía del mundo rico: las cuentas bancarias de las ONG ingresan cada día millones y millones de euros. Desde luego, es un motivo de alegría. Una alegría que se convierte en agridulce, no obstante, al recordar que la mayor parte de las tragedias humanas pasan desapercibidas. A diario mueren de miseria en el mundo 60.000 personas, en silencio, atravesando un desierto de soledad, sin que nadie les dedique el titular de primera página que merecen.

Según la ONU, hacen falta 70.000 millones de dólares al año para luchar con garantías de éxito contra el hambre, la sed, el analfabetismo y la falta de asistencia médica que padecen los pobres más pobres de nuestro planeta. Esa cantidad, en apariencia astronómica, equivale a 19 centavos de dólar al día por habitante del mundo rico. Total, calderilla...

Dicho lo cual, aprovechamos la ocasión para abogar porque los nadies sean noticia más a menudo, y no sólo cuando salen en el telediario saqueando un comercio en busca de comida o peleándose por una botella de agua repartida por algún marine estadounidense...

“Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.
Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:
Que no son, aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no profesan religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino artesanía.
Que no practican cultura, sino folklore.
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.
Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.”


(Eduardo Galeano: El libro de los abrazos, Siglo Veintiuno Editores, México España, 1997.)

miércoles, 6 de enero de 2010

2010, año europeo contra la pobreza

En tiempos de crisis, a menudo sale a relucir lo mejor del ser humano. En Cataluña, por ejemplo, últimamente ha crecido tanto el número de voluntari@s que se ofrecen a las ONG como la cuantía de las donaciones privadas. Una vez más, la ciudadanía recuerda a sus gobernantes que la solidaridad social es una prioridad, que el tercero de los principios del liberalismo político clásico (“Libertad, igualdad, fraternidad”) quiere dejar de ser ninguneado.

En 2000, los líderes de la Unión Europea se comprometieron a lograr en 2010 “un impacto decisivo en la erradicación de la pobreza”. Como tal objetivo no se ha alcanzado, 2010 ha sido declarado el Año europeo para combatir la pobreza y la exclusión social. Hay trabajo de sobras, puesto que 79 millones de europe@s (el 17% de la población de la Unión) viven por debajo del umbral de la pobreza (es decir, tienen una renta inferior al 60% del salario medio de su país). De esos 79 millones, más de 8 viven en España...

Vaya desde aquí nuestra aportación idealista en favor de la solidaridad y la justicia social. Esta vez, 30 euros simbólicos para Sos Racisme. ¡Feliz 2010 y salud a tod@s!