viernes, 30 de octubre de 2009

"Que el dinero vaya a los hospitales"

"Hay cosas que a Occidente le gustaría decir a algunos africanos pero que por corrección política no dice. Cosas honestas como 'poneros las pilas' o 'poned orden en vuestra casa'. Cosas que serían consideradas racistas, pero que yo sí puedo decir".

Con esta premisa el reportero sierraleonés Sorious Samura, que se dio a conocer con el impactante documental Cry Freetown sobre el cruento conflicto civil en su país, expone su crítica a la actual relación entre Europa y África.

Samura, galardonado con premios como el Emmy y cuyos reportajes emite la CNN y la BBC, visitó recientemente Barcelona invitado por TV3 y la Fundación Cidob, donde participó en una conferencia sobre el vínculo entre ambos continentes. El reportero, conocido por mostrar la realidad africana de manera muy directa, considera que el enfoque solidario que actualmente practica Occidente ha fracasado: "Durante 50 años, África ha estado recibiendo millones en ayuda y nada ha cambiando. Hace 25 años del Live Aid, y Etiopía está exactamente igual", afirma.

Para Samura, el modelo "de arriba a abajo" es la principal causa de esta inoperancia, y culpa a la gestión que hacen algunos líderes corruptos de las ayudas. "De cada 50 millones que recibe un país como Nigeria, apenas un 5% llega a la población hambrienta", sostiene. "No estoy diciendo que no se ayude a África sino que se haga correctamente, que el dinero vaya directamente a hospitales, a colegios", apunta.

Para Samura, los motivos del fracaso son varios, y la culpa, compartida: "Los medios occidentales han hecho que los africanos nos relajásemos. África debe ser más responsable, tenemos que hacernos cargo de nosotros mismos. Pero la actitud de Occidente es siempre 'Más ayuda, más ayuda...'. Y esta no es la solución. Hay que encontrar otra forma".


Mirar hacia adelante
Samura llama a su pueblo a mirar hacia adelante y a superar los estigmas del pasado: "La esclavitud y el colonialismo fueron horribles, pero los medios llevan años contando tres cuartos de la historia: antes de que llegaran los barcos europeos teníamos reyes que también tenían esclavos. Y ellos los vendieron", recuerda.

El reportero abunda en los deberes pendientes que cree que tiene su pueblo: "La malaria y el sida matan a miles de personas en África, pero somos nosotros mismos los que tiramos la basura en cualquier parte sin preocuparnos de la higiene y no usamos condones".

Asimismo opina que "si Occidente cambiara la forma de comerciar con África y no alimentara con ayudas a algunos pésimos líderes, quizás muchos miles de inmigrantes dejarían de llamar a las puertas de Europa". Unos líderes a los que también responsabiliza de firmar los contratos que permiten que Occidente, y más recientemente China, sigan explotando los recursos naturales de los países africanos.


LOS REPORTAJES

'Cry Freetown'
Samura se dio a conocer en el 2000 con este reportaje sobre la guerra civil en su país. Contiene algunas de las imágenes más desgarradoras jamás emitidas en televisión. Ejecuciones a sangre fría, el horror de las mutilaciones y los niños soldado en un infierno causado por la fiebre de los diamantes en un país en el que el 90% de la gente jamás ha visto uno.

'Viviendo con hambre'
Con este ejercicio extremo de telerrealidad, Samura iniciaba una serie de reportajes en primera persona sobre realidades como el hambre, los refugiados, la corrupción o el sida. En esta ocasión, convive en una villa etíope durante un mes, experimentando en propia carne la grave carencia de alimentos que azota a muchos países africanos.

'Adictos a la ayuda'
En uno de sus documentales más recientes, el reportero responde a preguntas como a dónde va a parar la ayuda internacional en su país y en Uganda. Con el uso de la cámara oculta, muestra cómo medicamentos destinados a la distribución gratuita se pierden o se venden en tiendas, ante la pasividad -cuando no la connivencia-, de los Gobiernos.


(Fuente: diario ADN)

2 comentarios:

Eva dijo...

¡Hola, chicos! Voy a ver si puedo bajarme los documentales, porque no he visto ninguno de ellos. Me parece tristísimo... siempre he pensado que cada granito de arena era importante, y que nosotros, como particulares, podíamos mover mucho con nuestras pequeñas aportaciones... pero leyendo esto... se me queda una sensación de impotencia terrible. Pero es que no lo entiendo... ¿cómo es que el gobierno gestiona las ayudas? ¿es que las ONG no pueden actuar diréctamente en Áfica? ¿o se refiere a las ayudas de gobierno a gobierno? No sé... qué mal rollo. Desde luego, enviar comida no es la solución definitiva, eso ya se sabe... el otro día, ví en un reportaje cómo Ayuda en Acción actúa en Ofla, Etiopía, poniendo en funcionamiento colmenas de abejas para enriquecer la dieta diaria y aumentar el nivel de ingresos de algunas familias sin tierras... pero esto va tan poco a poco...
En fín, una vez más, gracias por seguir informándonos. Mil besitos.

Yes, we can dijo...

¡No te desanimes! ¡Podemos hacer mucho! En el mundo de la cooperación no es oro todo lo que reluce (claro, hay gobiernos no democráticos que no invierten en sus pueblos los fondos que reciben -no te pierdas el libro que dejo linkado-), pero también hay muchas ONG fiables, que salvan miles de vidas cada día. La Cruz Roja, Médicos Sin Fronteras, Acción Contra el Hambre, los organismos de la ONU, Kiva, Babyloan, el comercio justo... Es cuestión de colaborar con criterio y exigir resultados, del mismo modo que el consumidor consciente reclama sus derechos. O, simplemente, sé solidaria con los que están cerca tuyo. "Mi mejor contribución al progreso del mundo es poner orden en mi casa" (Gandhi). Saludos