miércoles, 30 de septiembre de 2009

Comida en la basura

Con la calderilla de l@s más ric@s, bien empleada, se podría resolver una buena parte de los problemas de l@s más pobres. ¿Candidez? ¿Idealismo? Tristram Stuart, un destacado freegan, cándido e idealista como él solo, autor del libro Basura: destapando el escándalo global de alimentos (Penguin, 2009), opina que con la comida desperdiciada durante un año en el Reino Unido y los Estados Unidos se podría terminar con la hambre que afecta ya a 1.000 millones de seres humanos. Primeras rebanadas de los panes del molde, peces capturados por error, frutas que no dan la talla, verduras que no presentan un aspecto impoluto, yogures a punto de caducar..., todo acaba en los cubos de basura del Primer Mundo. Ciertas cadenas de supermercados y de restaurantes encabezan este derroche delirante, pero l@s ciudadan@s de a pie no nos salvamos. Stuart afirma que “en el Reino Unido las familias tiran a la basura un cuarto de la comida que compran”.

Y no hace falta irse a revolver los contenedores de ingleses o estadounidenses. Se estima que cada español tira cada año a la basura comida por valor de unos 150 euros, ¡¡¡unos 60 kilos!!!

Pues nada, ya sabes lo toca, a planificar mejor las compras para evitar que la comida se eche a perder (oye, ni caso al 3x2 ni a segundas unidades a mitad de precio). Tu bolsillo lo agradecerá. Y si ves que te has pasado con la compra, acércate con las sobras por el Banco de los Alimentos: clic.

Para celebrar que este post nos ha salido redondo, :D, nosotr@s vamos a llevar unos cuantos kilos de comida al punto de recogida de alimentos del barrio...